Disco duro más pequeño del planeta

Disco duro más pequeño del planeta

Unidades disco duro más pequeño del planeta, de bits a átomos pequeños y súper eficaces, definitivas para la miniaturización imaginar tomando todos y cada uno de los libros escritos en la historia de la humanidad y guardarlos en un espacio del tamaño de una estampilla. Este es el increíble poder de disco más pequeño duro del planeta, capaz de explotar los átomos para guardar los bits con una densidad de quinientos veces mayor que los mejores dispositivos hoy día en el mercado. Los estudiosos del Instituto Kavli de Nanociencia han desarrollado en la Universidad de Delft, en Holanda, explicando peculiaridades y capacidades en la gaceta de nanotecnología de la naturaleza.

” Este es un paso fundamental cara adelante, ” explica Luca Tang, Instituto de ciencia y tecnología de información Consejo de técnico. Faedo Nacional de investigaciones (Cnr) en Pisa. ” Si bien hoy en día este disco duro marcha solo en el laboratorio y está lejísimos de la producción industrial, trae la posibilidad de crear electrónicos portátiles de memoria infinita, como menor infraestructura y datacenter con menor consumo de energía ”.

La palabra clave es la miniaturización, cada vez más esencial en un planeta que genera más de 1 billón gigas de datos nuevos al día. La solución al inconveniente se encuentra en lo interminablemente pequeño, como había teorizado el físico Premio Nobel Richard Feynman. Fue quien, en mil novecientos cincuenta y nueve, para lanzar el primer reto a sus colegas a lo largo de una asamblea, asumiendo que podría guardar información por átomo. Inmediatamente después de él, los estudiosos holandeses emplearon su nueva tecnología para guardar un fragmento de ese alegato en un área de solo cien millonésimas de un milímetro.

El secreto de este super recuerdo está en una pequeña superficie de cobre, en que clorina átomos se arreglan formando un tablero de ajedrez: cuando hay un átomo, forma una laguna, que puede ser llenada arrastrando los átomos vecinos con la ayuda de un microscopio túnel singular. De la misma manera que con tarjetas numeradas quince, jugar los orificios se pueden desplazar, formando de esta forma un preciso esquema formando bits, letras, palabras y textos completos aun. Espacio en blanco se pueden acomodar hasta señales (afines al código Qr) que dan información, tal y como si hay una falla debido a un defecto en el nivel atómico.

Merced a esta tecnología, los estudiosos fueron capaces de desarrollar una memoria de un kilobyte, donde cada uno de ellos de los ocho mil bits está representado por la situación de un solo átomo. Una prueba del principio esencial, por ende, que no obstante dista mucho de aplicaciones prácticas: el disco duro, en verdad, trabaja hoy día solo en condiciones de vacío alta a doscientos grados en negativo.Photo by Ralphus P.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*