De qué manera China está reescribiendo el libro de los orígenes humanos

De qué manera China está reescribiendo el libro de los orígenes humanos

A las afueras de Pekín, una pequeña montaña de piedra caliza llamada Cerro de hueso de dragón se levanta de los aledaños. En el lado norte, un camino conduce a ciertas grutas atrae a ciento cincuenta visitantes de año en año, desde Escolares de circuitos a los pensionistas. Fue acá que, en mil novecientos veintinueve, los estudiosos descubrieron un cráneo prácticamente completo viejo, entonces fechado a cerca de la mitad hace 1 millón de años. Apodado el hombre de la ciudad de Pekín, fue uno de los restos humanos más viejos nunca descubiertas y asistió a persuadir a muchos estudiosos que la evolución de la humanidad empezó en Asia.

Desde ese momento, ha difuminado la centralidad del hombre de la ciudad de Pekín. Si bien los métodos modernos de datación han puesto el fósil en una temporada todavía por encima, más o menos hace setecientos ochenta años, el vencedor fue eclipsado por los descubrimientos efectuados en África de restos considerablemente más viejos de nuestros familiares humanos más recónditos. Estas exposiciones han decretado que África fue la cuna de la humanidad, el sitio desde el que los humanos modernos y sus precursores fueron dispersados alrededor del planeta, postergando a Asia el papel de callejón sin salida evolutivo.

Mas la historia del hombre de la ciudad de Pekín ha atormentado a generaciones de estudiosos chinos que trató enérgicamente de comprender su relación con los humanos modernos. “Es una historia inacabable”, afirma Wu Xinzhi, paleontólogo en el Instituto de paleontología vertebrada y Paleoantropología (muestra, IVPP) de la Academia China de Ciencias en Pekín. El interrogante es si el destino de los descendientes del hombre de la ciudad de Pekín y de pertenecer a la especie Homo erectus ha sido la extinción o bien la evolución cara una especie más moderna, y si estas 2 especies han contribuido a la piscina de gene de China el día de hoy.

Deseoso por venir en el fondo de la cuestión de la descendencia de su gente, en los últimos diez años, China

acentuar los sacrificios para descubrir patentiza de humanos tempranos a través del país. Son fósiles de los años reaessing y también invertir en decenas y decenas de millones de dólares americanos por año. Y el gobierno monta un laboratorio en el espécimen de uno con uno millones, IVPP para extraer y secuenciar ADN viejo.

Reconstrucción del cráneo del hombre de la ciudad de Pekín, en inversión de Museo de paleozoología (Wikimedia Commons) de la capital China llega en un instante cuando los antropólogos del africano del sur de todo el planeta están comenzando a prestar más atención a los fósiles asiáticos y su relación con otros homínidos anticuados, criaturas relacionadas más de cerca con los humanos con chimpancés. Instrumentos de China y otras unas partes de Asia han dejado claro que el continente fue habitado una vez por una pasmosa pluralidad de especies de Homo. Y son bien difíciles las ideas usuales sobre la historia evolutiva de la humanidad.

“Muchos científicos occidentales tienden a ver los fósiles y instrumentos de Asia a través del prisma de lo que sucedía en Europa y África”, afirma Wu. “Históricamente, en los estudios de la evolución humana, estos continentes han atraído más atención, pues los fósiles que se han descubierto son antiquísimos y asimismo por el hecho de que están próximos de los primordiales institutos de investigación de la Paleoantropología,” afirma. “Mas se está transformando en poco a poco más claro que muchos materiales asiáticos no pueden hallar sitio en el tradicional cuento de la evolución humana”.

Chris Stringer, paleoantropólogo del Museo de historia natural en la ciudad de Londres, está conforme. “Asia ha sido un continente olvidado”, explica. “Su papel en la evolución humana pudo haber sido en buena medida subestimada”.

Una historia de evolución

En su forma habitual, la historia del Homo sapiens empieza en África. Los detalles precisos cambian de uno a otro, mas los personajes y sucesos primordiales por norma general prosiguen siendo exactamente los mismos. Y el título es siempre y en toda circunstancia “fuera de África”.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*